¿Es positivo para un ciclista entrenar en ayunas?

9
26347
www.merkabici.es

Uno de los aspectos que más asumidos han tenido los ciclistas tradicionalmente es el de la necesidad de ingerir alimentos antes de comenzar a entrenar, tanto porque de ese modo podían conseguir su máximo rendimiento, como porque así podían evitar la llegada del tan temido “tío del mazo”.

Sin embargo, en los últimos tiempos han surgido voces que afirman que, bajo determinadas condiciones, resulta positivo iniciar la actividad sin haber ingerido ningún alimento previamente. Estos expertos no pretenden transformar este hecho en una costumbre o una ley universal, pero la consideran útil si el ciclista persigue determinados propósitos. ¿Cuáles? Te lo explicamos en este artículo.

 

art8-3

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan muchos de los cicloturistas es el de la falta de tiempo. En este mundo de prisas, ocupaciones y preocupaciones, sacar tiempo para andar en bicicleta resulta complicado, de modo que los que optan por hacerlo a primera hora de la mañana, antes de iniciar su jornada laboral, se enfrentan a la disyuntiva de, o bien comer justo antes de comenzar la actividad, con los problemas que puede generar y con el poco aprovechamiento que van a obtener de los nutrientes que ingieran, o bien no desayunar.

Si optan por este último punto, a buen seguro que en su cabeza retumbarán los mensajes que han escuchado durante toda su vida sobre los peligros de entrenar sin haber comido nada previamente. Estos, hablarán de la posibilidad de sufrir bajadas de azúcar o de tensión; o de que la fatiga sobrevendrá mucho antes, lo que causará, no sólo una merma en su rendimiento, sino también algunos problemas de salud.

¿Qué efectos produce el entrenar en ayunas?

Según coinciden diversos expertos en la actualidad, entrenar en ayunas puede resultar positivo durante la fase de quema de grasas. Es decir, en ese periodo en el que vuelves a entrenar al 100 % de tu capacidad después de unas semanas de relajación encima de la bicicleta y costumbres gastronómicas poco recomendables fuera de ella.

Como sabrás, durante el sueño las funciones de tu organismo entran en una especie de stand-by. Al igual que un dispositivo electrónico, estás con el piloto rojo encendido, pero, a pesar de eso, sigues consumiendo energía. Esto significa que, durante ese periodo, tu cuerpo tira de reservas y los depósitos de glucógeno presentes en el hígado no se encuentran a plena capacidad. Como aclaración, comentar que este glucógeno lo utiliza el cuerpo posteriormente para fabricar la glucosa.

art8-2

Pues bien, cuando inicias una sesión de rodillo o sales a entrenar sin haber ingerido nada a lo largo del día, el cuerpo no sólo consumirá de esas reservas, sino también de los ácidos grasos de tu organismo. ¿Qué significa esto? Que la quema de grasas será mayor que si hubieras realizado la primera comida del día en condiciones normales.

Ahora bien, seguir este procedimiento puede resultar arriesgado, de modo que hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales antes de aplicarlo. Por un lado, que debes haber adquirido un poco de forma física previamente, para evitar la aparición muy temprana de fatiga o algún problema un poco más serio de presión arterial. Mucho ojo en este sentido.

Por otra parte, resulta fundamental que esta rutina la realices en modo de rodaje, nunca con una máxima intensidad, puesto que sería peligroso. Chema Arguedas recomienda no sobrepasar en ningún momento el umbral aeróbico, lo que hace necesario conocerlo.

Este experto en nutrición sobre este deporte incide en que, entrenando en ayunas, durante la primera hora de actividad el cuerpo recurre a las grasas en un porcentaje del 45 %; durante la segunda hora, del 65 %, mientras que, durante la tercera, del 95 %. Arguedas advierte de que esta rutina puede implicar la pérdida de masa muscular, por lo que recomienda la ingesta de algún suplemento líquido si se realiza a menudo, para evitar este factor, lógicamente perjudicial para el deportista.

¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Eres partidario de salir a entrenar en ayunas? ¿Lo has hecho alguna vez? Si es así, cuéntanos qué sensaciones tuviste.

 

COMPARTIR