Muchas personas piensan que para ser un buen ciclista lo que hay que tener fuerte y en forma son las piernas. Y es cierto que en las piernas están los grupos musculares fundamentales que actúan cuando practicamos ciclismo, por lo tanto cuanto mejor entrenadas tengamos las piernas mejor.

Pero en el ciclismo no sólo influye la musculatura de las piernas para llegar a tener un buen rendimiento sobre la bicicleta. El core, que se ha puesto muy de moda en los últimos años, también es muy importante.

Para empezar, vamos a definir qué es el core. Son aquellos grupos musculares que se sitúan entre las caderas y el cuello. Por lo tanto englobaría los músculos del cuello, de los hombros, pectorales, abdominales, dorsales y lumbares. La función principal de estos grupos musculares es proporcionar estabilidad a la columna vertebral, que es el eje de nuestro cuerpo y la que va a soportar gran parte de nuestro peso.

Y ahora podríamos pensar por qué los músculos del core son importantes para la práctica del ciclismo. Debido a la estabilidad que proporcionan estos músculos a nuestra columna vertebral, el tener un core fuerte nos va a permitir que nuestro posicionamiento encima de la bicicleta sea correcto y estable, y esta corrección en la postura encima de la bicicleta al final se va a traducir en que el pedaleo sea más eficiente, y por lo tanto una mejora en el rendimiento.

Los músculos del core hacen que la pelvis se mantenga en una posición neutra, evitando los balanceos del tronco. Cuando vemos ciclistas que pedaleando balancean su tronco puede ser debido a que no llevan en una posición correcta el sillín o a que el core no está bien desarrollado. Este balanceo hace que no se transmita de manera efectiva la potencia durante el pedaleo.

Sin embargo, cuando vemos a un ciclista que va pedaleando y que su tronco permanece inmóvil, está transmitiendo toda la potencia al pedalear, por lo que el rendimiento será superior al del ciclista que se balancea.

1dee2c2c3f224835259f31ffd3c0c069759eeb01

Pero además de la mejora del rendimiento, el tener el core desarrollado va a permitir el poder adoptar posturas aerodinámicas durante tiempos prolongados. Pensemos en la postura que llevan los ciclistas profesionales cuando van sobre sus cabras en una contrarreloj. Solamente de ver por la tele la postura que llevan nos duele y parece lo más incómodo del mundo.

Pues gracias al desarrollo del core los ciclistas pueden aguantar en esa posición largos períodos de tiempo, como puede ser en una contrarreloj, y así lograr hacer un mejor tiempo en la crono.

Pero el buen estado de los músculos del core, además de la mejora del rendimiento en el ciclismo, nos aportan los siguientes beneficios, que no son nada despreciables:

  • Al estar los músculos de esa zona del cuerpo fuertes, nos van a proteger órganos internos, como son los riñones, el hígado, el páncreas, etc.
  • También ayuda a que el cuerpo se mantenga estable ante cualquier tipo de movimiento que realicemos.
  • También mejor nuestra forma de caminar y nuestra postura.
  • Nos ayudará a que la respiración sea más ligera y sencilla.
  • Al proporcionar estabilidad a la columna vertebral evitaremos posibles dolores de espalda.

Por lo tanto, tanto si practicas ciclismo como si no, el tener un core en buen estado es muy recomendable para nuestra salud, a si que no lo dudes, ¡a entrenar el core¡

Recuerda que en Merkabici puedes encontrar bicicletas, componentes y accesorios tanto nuevos como de segunda mano.