Los 5 errores que un ciclista nunca debe cometer en su alimentación

0
35654

Nadie puede ni debe ser más papista que el Papa con la alimentación, entre otras cosas, porque las dietas espartanas suelen llevar a la desmotivación y, como paso posterior, a que se produzca un efecto rebote perjudicial para el que las sigue. Sin embargo, resulta fundamental que el ciclista que desee conseguir buenos resultados siga unas buenas pautas en el terreno de la nutrición, tanto por su salud, como para optar a darlo todo sobre las dos ruedas.

Esto no quiere decir que no pueda darse un homenaje de vez en cuando -tras los triunfos o en las fiestas de guardar-, pero sí que realice un esfuerzo durante las semanas previas a la competición o antes de los entrenamientos en los que pretenda ofrecer la mejor cara de sí mismo. Si estás convencido de estos hechos, te interesará leer este artículo, pues expone los cinco errores que el ciclista debe evitar, a toda costa, en su alimentación.

art7-2

 1.-No comas ningún alimento que no hayas probado previamente

Si no has comido nunca un determinado alimento o preparado, es evidente que no sabes cómo te puede sentar. Por tanto, es recomendable que no lo ingieras si vas a entrenar o a enfrentarte a una competición, puesto que, de caerte mal, te generaría problemas gastrointestinales que a buen seguro mermarían tu rendimiento.

No hace falta tener intolerancia a ningún producto o ser alérgico a él para que te provoque molestias estomacales. Pero, por diversas razones, el cuerpo reacciona de forma negativa ante determinados alimentos. Por eso, aquí conviene aplicar el famoso dicho de “los experimentos, con gaseosa”. Es decir, si nunca has probado una mermelada concreta o alguna exquisitez de corte exótico, es mejor que no lo hagas si en unas horas vas a subir a la bici.

2.-No bebas cafeína en exceso

La cafeína es una sustancia que lleva aparejada el café y que tiene algunos efectos positivos en el organismo, entre ellos, el que acelera determinadas respuestas musculares. Sin embargo, este componente estimula el riñón y provoca un efecto diurético, lo que hace que la deshidratación se produzca de una forma más rápida de lo normal.

Por otra parte, muchas personas sienten molestias intestinales al consumir café, de ahí que debas observar muy bien qué efectos provoca en tu organismo antes de consumirlo en la fase previa a una carrera. Por esta razón y por la que se indica en el anterior párrafo, conviene extremar las precauciones con esta sustancia.

3.-Consumir bebidas demasiado frías o calientes

El primer vaso de leche o infusión de la mañana; o la botella helada que un espectador te ofrece durante la carrera pueden ser perjudiciales para tu rendimiento. En primer lugar, y lo más obvio, porque pueden caer mal en tu estómago y provocarte los tan temidos problemas gastrointestinales, con el incómodo dolor que conlleva.

Pero tampoco es recomendable porque las bebidas a estas temperaturas retrasan la función hipoglucémica, lo que provoca problemas en tu rendimiento y podría precipitar la aparición de pesadez de piernas o calambes.

art7-3

4.-Beber líquido en exceso

Beber una buena cantidad de líquidos resulta fundamental durante la práctica de cualquier actividad deportiva, pues la deshidratación es uno de los problemas más comunes y graves a los que se enfrentan quienes las practican, la cual puede incluso llegar a poner en peligro su vida. Sin embargo, un exceso de hidratación también puede resultar perjudicial.

Al consumir un gran volumen de líquido sin sales minerales, corres el peligro de caer en la hiponatremia, es decir, la pérdida de la concentración de sodio necesaria en sangre. Este problema provoca un desequilibrio en el organismo que puede causar desde una simple diarrea, vómitos, un exceso de sudoración o, en los casos más graves, problemas renales o cardíacos. Encima de la bicicleta, la aparición de este problema en su fase más leve podría dar al traste con cualquiera de tus intentos de destacar en una competición.

5.-Consumir un exceso de grasas, fibra o proteínas

El llevar una dieta equilibrada resulta fundamental para conseguir buenos resultados durante la práctica ciclista. Existen productos que te ayudan a lograr un rendimiento instantáneo, como los hidratos de carbono, pero también existen otros que podrían mermarlo fácilmente a pesar de que tu preparación sea buena, como las grasas, las cuales producen una pesadez de piernas horrible, por ejemplo.

Resulta recomendable establecer un férreo control sobre la grasa, la fibra y las proteínas antes del ejercicio pues, de consumirlas en exceso, podrían provocarte lógicos problemas gastrointestinales, así como un retraso de la función hipoglucémica.

barritas energeticas