La temperatura externa suele jugar un papel crucial en la temperatura interna y afecta en gran medida el rendimiento en la bicicleta. La mayoría de los ciclistas suelen sentir esa sensación que están perdiendo fuerza tras una baja temperatura, esa sensación de tener frío o de tener mucho calor puede deberse a la homeostasis del cuerpo, es una combinación de engaño mental y físico que conspira para mantener nuestro cuerpo en una temperatura cercana a los 37 grados.

Simon Hodder “El cambio de temperaturas afecta el flujo sanguíneo del ciclista” - piopialo          

Los ciclistas profesionales deben realizar hazañas de resistencia para poder soportar las temperaturas del medio ambiente, pero el ciclista no nace con esa facultad, surge necesario entrenar para maximizar dicha capacidad.

¿El frio realmente modifica el rendimiento?

La sensación de calor es algo que perjudica directamente el rendimiento, esto es debido a que el cuerpo realiza un doble esfuerzo para mantenerse a tope, la cadencia de igual forma se ve directamente afectada, requiere de mucha concentración. Sucede igual con el frio, por ejemplo “si usted va 25kph en una temperatura de 12 grados, usted tendrá la sensación de estar en 8 grados”.

La deshidratacion según el Dr Dan Judelson de la Universidad del Estado de California afirma que existe un deterioro entre la fuerza, la potencia y la resistencia muscular, el estudio demostró un 2% para el primero un 3% para el segundo y un 10 % de deterioro en cuanto a la resistencia muscular.

Esto es debido a que el viento tiene un efecto térmico en nuestro cuerpo. La sensación terminca se mueve a un nivel superior, nuestro cuerpo tiene como objetivo principal mantener nuestra temperatura interna a un aproximado de 37 grados. La especialista Nadia Gaoua profesora de la escuela de ciencias deportivas de la Universidad de South Bank en Londres afirma que “La temperatura afecta el cerebro y el corazón, el organismo del ciclista intenta mantenerse en los niveles regulares de temperatura, es por eso que debe realizar un sobre esfuerzo”

¿Por qué el frío y el calor reducen nuestro rendimiento en la bicicleta?

Existen tres razones principales porque la temperatura reduce nuestro rendimiento, en primer lugar nuestra frecuencia cardíaca tiende a disminuir, esto es debido a la restricción del flujo de sangre. Por otro lado nuestro cuerpo intenta mantener la temperatura central equilibrada y esto causa una mayor exigencia a nivel cardíaco, sucesivamente se dificulta la capacidad de trasportar oxígeno a los músculos.

Los ciclistas suelen desarrollar una mayor capacidad y una tasa mas lenta de almacenamiento del calor, esto es debido a un mayor volumen de plasma.

Por otro lado cuando hablamos de calor, el problema tiende a ser mayor. El sistema celular del humano requiere estrategias para enfriar el cuerpo, la sudoración en cierta medida juega un papel crucial en la fatiga. El profesor Tim Noakes de la Universidad de la Ciudad del Cabo ha concluido que cuando el cuerpo del ciclista entra en cifras mayores de 39 grados todo puede empeorar, surgen sensaciones de desmayos, mareos, náuseas y hasta calambres.

Un plan de hidratacion bien diseñado necesita una mayor tasa de sudoracion, se calcula que se debe reemplazar aproximadamente un litro de agua por cada kilogramo perdido, esto debe incluir electrolitos para los líquidos perdidos por la sudoración.

Dicho esto también la deshidratación debido a las altas temperaturas mantiene efectos negativos en el ciclista como espesar la sangre esto es realmente perjudicial ya que el corazón tiene que trabajar más duro para poder procesar la glucosa y crear suficiente energía.