Saltar al contenido

5 consejos que te ayudarán a afrontar un descenso más rápido con la MTB

25 diciembre, 2021
Descenso
Índice

    Descenso más rápido con la MTB

    Afrontar un descenso con la bicicleta de montaña puede suponer un estrés muy importante para algunos bikers, sobre todo si el biker es principiante y el descenso tiene cierta dificultad.

    La única forma de aprender a bajar bien con la bicicleta de montaña es practicar y practicar. Cuantas más veces afrontemos descensos, más seguros nos iremos encontrando. Lo ideal es ir practicando progresivamente con la dificultad.

    No obstante, seamos principiantes o expertos hay una serie de pautas que nos ayudarán a afrontar un descenso con seguridad.

    La repartición del peso corporal, la anticipación y el uso de los frenos son fundamentales para afrontar un descenso con seguridad y rapidez. Descenso

    Repartición del peso corporal

    La fuerza de la gravedad va a jugar un papel fundamental en los descensos. Cuanto más bajo sea el centro de gravedad en un descenso tendremos un mejor control de la bicicleta. A esto nos van a ayudar notablemente las tijas telescópicas, con las cuales podremos bajar el sillín de la bicicleta en marcha.

    Además tendremos que desplazar nuestro cuerpo hacia la rueda trasera de la bicicleta, para compensar la gravedad y no cargar demasiado peso en la rueda delantera. Cuanta más pendiente tenga la bajada más debemos desplazar el peso hacia atrás.

    Amortiguación

    Las bicicletas de montaña cuentan con suspensión delantera, y muchas tienen doble suspensión. Pero no debemos confiar toda la amortiguación a la bicicleta.

    Es muy importante que utilicemos también nuestro propio cuerpo como amortiguación. Esto se consigue flexionando ligeramente tanto los codos como las rodillas para acompasar los propios movimientos de la bicicleta.

    Así el descenso será mucho más natural.Descenso

    Anticipación

    Otra de las claves para bajar con rapidez y seguridad es la anticipación. Debemos mirar al frente para decidir exactamente por dónde vamos a trazar nuestra trayectoria. De esta manera también podremos anticiparnos a obstáculos como rocas, raíces, etc.

    También es importante anticipar la trazada de las curvas. Si llegamos frenados antes de la curva y con la trazada en la mente la trazaremos mucho más rápido que si vamos improvisando.

    Frenos

    Quizá este sea uno de los puntos que más cuesta al principio. En una bajada con la bicicleta de montaña es fundamental no abusar de los frenos.

    En muchas ocasiones es más seguro dejar que la bicicleta corra y vaya «saltando los obstáculos» a ir demasiado frenados.

    Tendremos que tener tacto sobre todo con la presión que ejercemos sobre el freno delantero para no bloquear la rueda y sufrir una caída.

    Graduar la dificultad

    No tiene sentido que si somos principiantes intentemos realizar un descenso por una trialera con mucho desnivel y muy complicada.

    Para ir ganando confianza hay que comenzar por bajadas sencillas, y progresivamente iremos aumentando la dificultad.

    La única manera de aprender a bajar es bajando.