Saltar al contenido
MTB

Aprendiendo a pedalear redondo

12 julio, 2019
www.merkabici.es

 

Todos los aficionados al ciclismo han escuchado alguna vez la expresión “pedalear redondo” como sinónimo de máxima eficiencia sobre la máquina y una cierta elegancia en la postura. Es algo más complicado de explicar que de intuir, dado que hablamos de un elemento eminentemente visual.

 

Eminentemente, pero no solo. Y es que una correcta técnica de pedaleo nos permitirá aprovechar al máximo nuestras fuerzas, sin malgastar nada de energía en nuestros gestos y consiguiendo así una optimización del binomio bicicleta-ciclista sumamente deseable.

Pero, ✅¿cómo conseguir el tan ansiado pedaleo redondo?✅ Hoy en día existe el sistema rotor, que te elimina los puntos muertos en tu pedalada y al cual nos referiremos extensamente en otro artículo. Pero en estas líneas vamos a intentar aprender a realizar este pedaleo redondo de forma natural y armoniosa con diez sencillos consejos.

 

  1. Siempre sentado, Cuando hablamos de pedaleo redondo nos referimos a nuestra técnica y estilo mientras estamos sentados en nuestra máquina. Por ello para ensayar la eficiencia de dicha técnica deberemos hacerlo siempre sentados, puesto que de esta forma conseguiremos emular las condiciones donde más aprovecharemos la fluidez en la pedalada. Además, piensa que cualquier ciclista pasa mucho más tiempo sentado en su sillín que alzado sobre él.
  2. Cadencia. Cuando hablamos de pedaleo redondo no lo hacemos de ir “suelto” o “atrancado”. Cada ciclista tiene su propio estilo, y este puede ser funcional independientemente de su cadencia. Por ello ciclistas con pocas pedaladas por minuto como Bugno o Ullrich tenían un perfecto estilo de pedaleo, igual que otros como Jacques Anquetil lo conseguían con mayor fluidez. Lo importante es encontrar el ritmo al que nos sintamos más cómodos y gastemos menos energía.
    Poulidor: ejemplo de pedaleo feo pero eficaz
    Poulidor: ejemplo de pedaleo feo pero eficaz
  3. Lo que pedalean son las piernas- El gran Bernard Hinault dejó una frase tan gráfica como certera cuando dijo que se debería poder tocar el piano mientras se anda en bici, incluso subiendo un puerto. El corajudo bretón se refería a que toda la fuerza del pedaleo debe provenir de las piernas, y no de los chepazos o tirones de los brazos. Intenta mantener la espalda recta y los hombros totalmente inmóviles mientras pedaleas y sentirás el placer de una pedalada más eficaz y elegante.
  4. Intenta ser una estatua. Para conseguir su sofisticado y perfeccionado estilo de pedaleo el normando Jacques Anquetil tenía un sistema tan llamativo como eficaz. El maestro de la crono subía a la cima de un puerto cercano a su casa y afrontaba la bajada, plagada de largas rectas donde alcanzaba velocidades de vértigo, con el mismo desarrollo con el que había subido, siempre dando pedales lo más rápido que podía. Y, sobre todo, sin dar saltitos en el sillín. Solamente así conseguía la técnica de pedaleo fluida que era marca de la casa.
    El gran Anquetil
    El gran Anquetil
  5. Entrena en tu gimnasio. Conseguir lo anterior parece algo complicado, e incluso podrías pensar que es peligroso hacerlo en carretera abierta. Pero puedes intentar hacerlo en tu gimnasio sobre tu bicicleta de spinning. Cuando el monitor grite al grupo que esprinte, que mueva las piernas lo más rápido posible, tú mírate al espejo y céntrate sólo en las piernas, sin saltar sobre el sillín ni balancear los brazos. Tendrás menos cadencia al principio, pero estarás conformando una técnica de pedaleo más perfecta.

 

6. La posición de las piernas. Uno de los aspectos que más debemos de cuidar para conseguir una buena técnica de pedaleo es la posición de nuestras piernas sobre la bicicleta. Debemos llevar siempre las rodillas bien pegadas al cuadro de la bicicleta, puesto que de lo contrario los diferentes ángulos que irán formando impedirán que la técnica sea fluida. Además…entre nosotros…no hay nada menos atractivo que un ciclista que pedalea con las piernas abiertas, como si llevara una cesta en el cuadro.

Pollentier es uno delos grandes con peor estilo
Pollentier es uno de los grandes con peor estilo

7. Presta especial atención a los puntos muertos del pedaleo. Los llamados puntos muertos de la pedalada son la clave para conseguir un ritmo fluido y una pedalada suficientemente eficaz. Estamos hablando de esos momentos en los cuales los pies están prácticamente en perpendicular al suelo, y donde habitualmente los ciclistas apenas hacemos fuerza y desaprovechamos, por tanto, la inercia del resto del movimiento. Para mejorar tendremos que intentar imprimir energía al pedal tanto en el tramo de bajada del mismo como en el de subida, algo que hoy en día es muy sencillo gracias a los pedales automáticos. Por supuesto al principio tendrás que ir muy concentrado para conseguir este efecto, y puede que en algunos momentos llegues a desesperarte cuando veas que cualquier entretenimiento te aleja de tu objetivo. Pero tranquilo, esto es como nadar. ¿Recuerdas cuando para mejorar tu técnica de natación debías concentrarte en hacer perfectamente cada brazada? Hoy ya no lo debes hacer, porque has automatizado el movimiento. Pues exactamente igual te pasará con tu pedaleo.

Eddy Merckx, potencia y fuerza sobre un estilo poco ortodoxo
Eddy Merckx, potencia y fuerza sobre un estilo poco ortodoxo

8. Prueba pista y piñón fijo. Quizás cerca de tu casa tengas una pista o velódromo donde poder rodar sin problemas de tráficos y agobios típicos de carretera. Sería ideal que pasarás unas cuantas horas en ella para conseguir que tu aprendizaje sea efectivo, concentrado totalmente en el pedaleo. Igualmente puedes realizarlo con una bicicleta de piñón fijo, que es una máquina que lleva más de cien años ayudando a redondear la pedalada de los grandes campeones.

9. Vigila las medidas de tu bicicleta. A veces llevamos el sillín un poco bajo, o el manillar demasiado adelantado. Tan sólo son unos milímetros, pero resultan suficientes para hacer de nuestro pedaleo una experiencia más a trompicones, menos fluida. Parece un consejo evidente pero desafortunadamente no lo es: vigila siempre el tener tu bicicleta correctamente medida en todos sus ángulos y elementos móviles. Y recuerda que nuestro cuerpo cambia con el tiempo en peso y tamaño, y que tus medidas de hace diez años pueden no ser las mismas de ahora.

10. Diviértete. Mejora tu pedalada sólo para aprovechar mejor tu energía y disfrutar más de tus salidas. Somos cicloturistas y nuestro único objetivo es gozar con nuestra bicicleta. Así que si estas técnicas te exigen más esfuerzo que placer encontrarás cuando tengas una pedalada redonda…disfruta de tu estilo a trompicones.

Calcula la talla de tu bici con nuestro simulador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *