Saltar al contenido

Cómo perder peso con el ciclismo

29 junio, 2020

Si quieres perder peso con el ciclismo ya sabrás que comer en exceso, por placentero que te pueda resultar, no es la mejor de las opciones para lograrlo. Resulta bastante importante no pasarse cuando uno está sentado en la mesa comiendo para no acabar subiendo gramos de más a la bici.

Aunque todos sabemos que no es sencillo resistirse a un plato de cocido, una porción más de pizza o a un helado, lo cierto es que no es la mejor opción y a través de este artículo vamos a ver cómo se puede disfrutar de la comida con conocimiento, conjugando la bicicleta con una comida familiar o con la despreocupación por la dieta que suele invadir el periodo vacacional.

Claves para adelgazar con el ciclismo

No pesar de más así como lograr perder peso es una preocupación bastante extendida entre los ciclistas puesto que la relación entre peso y potencia es más que evidente y por ello te acercamos cómo se puede adegalzar con el ciclismo.

Determina el tipo de entrenamiento a seguir

Lo primero es tener claro el tipo de entrenamiento a seguir. Tienes que ver qué modalidad de entrenamiento te resultará la más apropiada para lograr tu objetivo de bajar de peso, ya que hay que determinar el tipo de intensidad que se seguirá, puesto que en función de la misma se acabará usando grasas o glucógeno como combustible.

Se debe tener en cuenta que se empieza a perder grasa a partir de ejercitar con el 60 y 75% de la frecuencia cardíaca máxima, por lo que si se busca rebajar la cantidad de grasa corporal que se tiene sin perder músculo se debe trabajar siempre sin sobrepasar ese porcentaje, ya que si se supera se estará ya usando otras fuente de energía.

La duración

Otro de los aspectos a tener muy en cuenta es la duración del entrenamiento. Por ejemplo, si escoges entrenamientos de medio-fondo lograrás mantener el peso a raya, ya que debes tener en cuenta que una vez superada la tercera hora de esfuerzo ya será cuando la energía procederá en un 95% de la grasa acumulada.

Esto tiene grandes diferencias de lo que supone por ejemplo adelgazar corriendo mediante altos consumos calóricos en poco tiempo.

Esto es así porque tienen un riesgo de lesión mucho mayor algo que no ocurre con el entrenamiento ciclista que permite prolongar el tiempo que se está con bastante facilidad y es a partir de la segunda o tercera hora cuando se comienza a perder peso.

Además, hay que tener en cuenta que durante la primera media hora que se realiza ejercicio se está ante una sesión anaeróbica y sigue siendo así hasta que el sistema cardiovascular se acaba de activar en su totalidad.

Combinar entrenamientos

Parece estar más que comprobado que la mejor fórmula pasa por combinar entrenamientos que sean fondo con interválicos y explosivos si lo que se busca es perder peso.

Esto sería así porque los entrenamientos que son intensos y cortos permiten, incluso ya finalizado el ejercicio, mantener de un modo activo el sistema cardiovascular, lo que hará que se quemen grasas.

Y hay que tener en cuenta que una de las claves para adelgazar con el ciclismo pasa por tener más variabilidad y esto se consigue mediante cambios en el programa de entrenamientos, entre otros aspectos.

En este sentido también resulta eficaz si lo que se busca es perder peso mezclar las salidas en bicicleta ir al gimnasio y hacer pesas, de tal modo que se busca trabajar diferentes partes del cuerpo para lograr aumentar el consumo que necesita el metabolismo y así favorecer que se produzca un mayor consumo energético también cuando ya ha finalizado el entrenamiento.

Esto es importante porque no sólo hay que tener en cuenta el consumo calórico que se realiza durante la práctica deportiva, sino que también se debe llevar unos hábitos de vida saludables que te ayuden a adelgazar con el ciclismo.

La dieta

Por supuesto no hay que olvidar la dieta al adegalzar con el ciclismo, puesto que la alimentación es tan importante como el propio entrenamiento. que se realiza y se debe buscar una dieta variada.

Es importante que se tengan en cuenta la cantidad de hidratos de carbono que se consumen porque aunque sea un gran combustible también pueden acabar causando sobrepeso.

Siempre se debe tener en cuenta que el momento para ingerir hidratos de carbono es por la mañana o durante el mediodía, pero no por la noche al no ser que acabes de tener un entrenamiento duro o a la mañana siguiente tengas una dura competición.

Tanto las proteínas como los alimentos que cuentan con un índice glucémico bajo como pueden ser las verduras, legumbres, frutas son buenas opciones inducir al cuerpo a quema la grasa.

El descanso es clave

Y aunque la dieta a seguir y el entrenamiento son importantes no lo es menos el descanso que se realiza. Resulta clave descansar al menos 8 horas diarias para lograr que el metabolismo basal se estabilice.

Así también se logran evitar altibajos hormonales que puedan conllevar un aumento de peso considerable. También así se ayudará al organismo a asimilar todos los nutrientes que se han ingerido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.