Saltar al contenido

Entrenamiento de base para rendir toda la temporada

23 noviembre, 2021
Entrenando La Base
Índice

    Entrenamiento de base

    Cuando todo ciclista contacta con el preparador técnico lo que busca siempre suele ser obtener el máximo rendimiento dentro de lo que le pueda permitir sus posibilidades. Lo primero que se ha de tener claro es que no hay patrones prestablecidos porque cada deportista cuenta con unas posibilidades y circunstancias físicas.

    Por ello, no sirve a un mismo objetivo siempre un mismo tipo de entrenamiento, sino que se ha de adaptar a las necesidades de cada uno.

    Un claro ejemplo sería en el entrenamiento que tendría que hacer un ciclista que se está preparando en invierno para competir en ciclocross que un ciclista que lo que busca es realizar un descanso anual a la vez que cimenta una base para lograr un estado de forma óptimo que le permita rendir a lo largo de la temporada, estando sus principales objetivos en verano. En cualquier caso, sí se pueden establecer una serie de pautas básicas y comunes que se puedan aplicar a cualquier caso y deportista.

    La importancia del trabajo de base

    En este sentido, una de las claves pasa por hacer un buen trabajo de base. Por ello se entiende el tipo de entrenamiento sobre los índices aeróbicos del deportista que le permiten establecer una óptima capacidad aeróbica sobre la que poner la base para el resto de cualidades del ciclista así como sobre el resto de cualidades.

    Este óptimo entrenamiento de base debería realizarse en la zona 2 que es aquella que comprende un rango de pulso que puede ir entre el 60 y el 70%, respecto a las pulsaciones máximas. Si el deportista se encuentra por debajo de dichos rangos de pulso no se estaría mejorando nada puesto que hay que tener presente que la zona uno se considera regenerativa.

    En el caso de que busquemos completar el entrenamiento solo en la zona 2 es frecuente que al llegar una subida o un llano acabemos en la zona tres. En esta zona lo que ocurre es que el metabolismo aeróbico sigue trabajando, por ello no se puede evitar acabar entrando en ella. Pero esto no tiene que ser un problema en ningún caso.

    En definitiva, la clave pasa por trabajar la zona aeróbica para que el cuerpo tenga una buena base que le permita aguantar el resto del año. De este modo, tu organismo será capaz de aguantar altas intensidades y hacerlo de manera eficaz.

    Para ello has de recurrir a entrenamientos con una duración superior a las dos horas que son los que mejoran precisamente esta resistencia aeróbica, de ahí que muchos ciclistas lo que hacen es realizar entrenamientos durante un tiempo prolongado pero a baja intensidad.

    Tampoco hay que olvidar en este punto los trabajos de fuerza a realizar. Es fundamental tener este punto en cuenta. Con una mayor intensidad durante el periodo de base para pasar a un periodo más corto y suave conforme va avanzando la temporada.

    Entrenamiento de LA BASE o FONDO en el CICLISMO

    Fuente vídeo: CABRI Lo