Saltar al contenido

EPO, ¿qué es y cómo afecta a nuestro organismo?

27 julio, 2018
www.merkabici.es

El EPO o eritropoyetina es una hormona muy conocida entre los aficionados a deportes de resistencia como el ciclismo, el triatlon o el atletismo. En la gran mayoría de los casos, cuando pronunciamos la palabra EPO nos estamos refiriendo a dopaje, y realmente es una hormona que segrega de forma natural nuestro propio organismo. Desde Merkabici vamos a explicar de forma más detallada realmente qué es esta hormona y qué efectos produce.
Para comenzar, la eritropoyetina (EPO) es una hormona glicoproteica (formada por proteínas y glúcidos), que básicamente se encarga de la eritropoyesis, es decir, la producción de glóbulos rojos, que recordemos que son los elementos presentes en la sangre que se encargan de transportar el oxígeno a todos los tejidos de nuestro organismo. Los órganos encargados de producir esta hormona son los riñones.
Los glóbulos rojos en nuestro organismo se van renovando, creándose en la médula ósea y destruyéndose en el bazo, la médula espinal y el hígado, por lo tanto dependiendo de las necesidades de nuestro organismo se activará la producción de EPO (en situaciones de anemia) o se inactivará (en transfusiones de sangre o personas que tienen una cantidad de glóbulos rojos más alta de lo normal).
El EPO se puede sintetizar artificialmente en un laboratorio, y esta sustancia de laboratorio produce exactamente los mismos efectos en el organismo que la EPO sintetizada de forma natural por nuestro organismo. La técnica para fabricar EPO se descubrió a mediados de los años 80, y evidentemente tiene aplicaciones en la medicina, como por ejemplo en pacientes que presentan insuficiencia renal, tienen SIDA o algún tipo de cáncer.

epo
EPO y rendimiento deportivo

En cuanto al rendimiento deportivo, el EPO produce los siguientes efectos en el organismo:
– Mejora los valores del consumo máximo de oxígeno entre un 5 y un 10%.
– Aumenta el tiempo de agotamiento cuando se están realizando ejercicios de mucha intensidad.
– Provoca adaptaciones cardiovasculares en el organismo, sobre todo la disminución de la frecuencia cardíaca.
Vistos los efectos que provoca en nuestro organismo cuando se practica un deporte de resistencia, se concluye que el EPO mejora el rendimiento deportivo, todo ello derivado de el mayor aporte de oxígeno que proporciona a nuestros músculos que en condiciones normales.
Sin embargo, como la inmensa mayoría de los medicamentos, si no se utiliza correctamente tiene efectos secundarios. En el caso de una persona sana se ha demostrado que la suministración de EPO tiene una serie de efectos adversos para nuestro organismo:
– Aumenta la hipertensión arterial, principalmente cuando se está realizando algún tipo de ejercicio. Y además la hipertensión arterial es una de las principales causas que pueden desencadenar una enfermedad cardiovascular.

epo
– Cuando se suministra EPO a una persona sana hay muchas probabilidades de que los niveles de hematocrito se sitúen por encima del 50 o 60%, y los hematólogos consideran que un nivel de hematocrito por encima del 55% puede provocar trombosis pulmonares, cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Recordemos que el hematocrito es la relación de volumen existente entre los glóbulos rojos y el volumen total de la sangre. Los valores normales se sitúan entre el 40 y el 50%. Estos valores de hematocrito son en los que se basa la UCI para sospechar si algún ciclista ha utilizado EPO.
– Las personas que lo utilizan presentan también riesgos cardiovasculares, ya que el EPO aumenta la viscosidad de la sangre debido a que el hematocrito se mantiene elevado durante mucho tiempo.
Por lo tanto la administración de EPO en personas sanas supone un riesgo para la salud, de hecho la muerte de algunos ciclistas tanto profesionales como aficionados ha podido estar relacionada con el consumo de esta sustancia.