Saltar al contenido

Lo que hemos aprendido sobre los rodillos de ciclismo: tener uno puede salvar tus entrenos este invierno

5 diciembre, 2020
Guía Para Comprar Rodillos

Este ha sido un año especial para los ciclistas: por primera vez, el aparato que más hemos agradecido tener (o que más hemos echado en falta) ha sido nuestro rodillo.

Y es que el ciclismo es un deporte especial, con una diferencia muy importante respecto al running o la natación. Aquí es mucho más fácil entrenar desde casa, y los rodillos más básicos cuestan mucho menos de lo que nos tocaría desembolsar por una cinta de correr.

Por ello, muchos ciclistas se han visto obligados a continuar con sus sesiones de entreno sin moverse de casa, con una solvencia relativamente inesperada para el confinamiento que ha traído el coronavirus.

Índice

    Zwift y Bkool, los reyes del ciclismo indoor

    Aunque el virus nos ha afectado a todos en muchos otros ámbitos, los ciclistas hemos podido seguir disfrutando de las pedaladas gracias a los rodillos de bicicleta y a aplicaciones como Zwift y Bkool.

    Estos simuladores de ciclismo, que intentan hacer más realista la experiencia del rodillo con recorridos virtuales y con otros corredores que pedalean en la pantalla, han conseguido darle más competitividad y deportividad al rodillo.

    Si anteriormente estábamos obligados a poner música o una etapa del Tour de fondo para poder distraernos durante una hora de rodillo, ahora es mucho más fácil gracias a los simuladores y a las apps de ciclismo.

    El compañero perfecto para los entrenos de invierno

    La mayor ventaja del rodillo, sin duda, es que nos permite entrenar sin que nos afecten las inclemencias del tiempo. Con esto me refiero, sobre todo, al frío y la lluvia.

    Por razones como esta, el invierno es la época en la que todos desempolvamos el rodillo y comenzamos a usarlo a diario. Es más habitual en el centro y norte de nuestro país, donde la lluvia nos da aún menos tregua.

    Donde aún hay que mejorar: comprar un rodillo puede ser complicado

    Aunque todo parece bonito en el mundo del ciclismo indoor, el verdadero problema de los rodillos es el más inesperado: desde que el Covid-19 ha llegado a nuestra vida, el stock se ha esfumado.

    La situación del mercado de ciclismo ha mejorado mucho desde los primeros meses de la pandemia, y hoy en día es bastante más fácil comprar un rodillo de las marcas líderes en el mercado, como Elite, Tacx o Wahoo.

    Pese a ello, sigue siendo fundamental saber elegir un modelo correctamente, y, sobre todo, aprovechar las ofertas que suelen aparecer para los rodillos más potentes del mercado.

    Una buena opción de encontrar un buen precio es seguir a canales donde encontremos chollos de ciclismo.

    Desde CholloDeportes apuntan que los rodillos que mayor disponibilidad han tenido hasta ahora son los más básicos, pero en los próximos eventos de ofertas es de esperar que aparezcan descuentos para los modelos de las marcas top, que también se agotarán rápidamente.

    Las claves para elegir un rodillo de ciclismo

    Si queremos comprar un rodillo de ciclismo, tendremos que saber diferenciar entre la gama baja, media y alta, y conocer las características de cada una:

    • En la gama baja, los rodillos baratos suelen tener un diseño más tosco y menos compacto.
      Suelen ser compatible sólo con bicicletas de carretera y de montaña con cierre rápido, y necesitarán adaptadores para los ejes pasantes.

    Normalmente no incluyen medición de potencia. También son mucho más ruidosos.

    • Los rodillos de gama media suelen ser Smart, lo que quiere decir que cuentan con medidores de potencia y son capaces de detectar cuantos vatios generamos al pedalear.

    De esta manera, podemos usarlos con simuladores como Zwift, aunque no simularán las pendientes del recorrido.

    Aquí encontraremos modelos de rueda montada y de transmisión directa (estos últimos no requieren colocar la rueda sobre el rodillo).

    • Por último los rodillos de gama alta son los que nos darán un entrenamiento más completo, y los más rápidos de montar sin duda.
      Suelen ser bastante plegables, y de transmisión directa, por lo que no tendremos desgaste en la rueda trasera y sólo habrá que montar la cadena sobre un casete.

    En estos casos, los rodillos tendrán una simulación de la pendiente que recorremos en Zwift o Bkool, y también soportarán un límite mayor de potencia. Son los rodillos más potentes para conseguir un pedaleo realista.

    Sin duda, este año nos ha hecho apreciar lo útil que puede ser nuestro rodillo cuando no nos queda más opción que entrenar en casa.