Sin por supuesto ser un especialista, creo que el motivo de que a una persona no le den calambres está más en su genética, basándome en mi propia experiencia, no me hidrato bien, nutricionalmente no como todo lo bien que debiera, siempre voy pasado de pulso y nunca he tenido calambres en ningún deporte, sólo tuve uno en los isquios y fue que salí en bici por la mañana y por la tarde fui a jugar al fútbol, y en una arrancada me tiró al bíceps femoral, es una opinión basada en mi experiencia, quizás sea suerte pero creo que es más genético que de lo otro, que seguro que también influye, saludos

Responder