entrenar pulso o potencia

¿Que es mejor para entrenar pulso o potencia?

¿Te estás preguntando si debes utilizar la frecuencia cardiaca o la potencia para el entrenamiento ciclista? Tanto la frecuencia cardiaca como la potencia proporcionan información valiosa para ayudarte a maximizar tu rendimiento y alcanzar tus objetivos. ¿Pero en cuál deberías centrarte como ciclista? En este artículo, repasaremos los pros y los contras del entrenamiento tanto de frecuencia cardiaca como de potencia, para que puedas tomar la mejor decisión para tu situación particular.

Índice
  1. ¿Qué es el entrenamiento de frecuencia cardiaca?
  2. ¿Qué es el entrenamiento de potencia?
  3. ¿Cuál es mejor para tu entrenamiento?

¿Qué es el entrenamiento de frecuencia cardiaca?

El entrenamiento de frecuencia cardiaca, o entrenamiento de FC, se centra simplemente en la frecuencia cardiaca del ciclista. Se utiliza un monitor de FC para medir y seguir la frecuencia cardiaca del ciclista, tanto durante el reposo como durante el ejercicio. La frecuencia cardiaca es un buen indicador de la aptitud aeróbica y puede utilizarse para estimar la intensidad del ciclista en tiempo real. Utilizar un monitor de FC también es una gran herramienta para medir tu ritmo de recuperación, ya que puedes seguir los cambios en tu FC durante un periodo de tiempo determinado.

entrenar pulso o potencia

¿Qué es el entrenamiento de potencia?

El entrenamiento de potencia, o entrenamiento basado en la potencia, utiliza un medidor de potencia para medir y controlar la cantidad de potencia que produce el ciclista. Los medidores de potencia proporcionan una medida más precisa de la intensidad del ejercicio, ya que tienen en cuenta otros factores como la resistencia del viento, la temperatura del aire y su densidad. El entrenamiento de potencia puede ser más eficaz para el entrenamiento de intervalos y de ascenso de cuestas que el entrenamiento de FC, ya que proporciona datos más precisos para realizar ajustes.

¿Cuál es mejor para tu entrenamiento?

La elección del entrenamiento de FC o de potencia depende realmente de tus objetivos y preferencias. Aquí tienes los pros y los contras de cada método de entrenamiento:

Entrenamiento de Frecuencia Cardíaca:

  • Pros: El entrenamiento de la FC es fácil de utilizar, barato y puede seguir utilizándose para realizar un seguimiento de las mejoras en la forma física a lo largo del tiempo.
  • Desventajas: el entrenamiento de la FC puede ser menos preciso que el de la potencia durante los intervalos o las subidas, así como cuando variables externas como el viento o la temperatura afectan a los resultados.

Entrenamiento de potencia:

  • Pros: El entrenamiento de potencia es más preciso para el entrenamiento por intervalos y el ascenso de cuestas, así como para el seguimiento de los cambios en el rendimiento a lo largo del tiempo.
  • Desventajas: El entrenamiento de potencia requiere la compra de un medidor de potencia y es más caro que el entrenamiento de FC.

En conclusión, aunque tanto el entrenamiento de FC como el de potencia pueden proporcionar información valiosa sobre tu rendimiento ciclista, la elección depende realmente de tus objetivos y presupuesto. Si buscas una medida más precisa de tu rendimiento, probablemente querrás invertir en un medidor de potencia. Sin embargo, si tu presupuesto es más limitado o estás empezando, un monitor de FC puede ser tu mejor opción.

En última instancia, el tipo de entrenamiento que utilices es una decisión personal. Al fin y al cabo, es importante centrarse en ser constante y realizar cambios sostenibles en tu rutina de entrenamiento que puedas mantener a largo plazo. A medida que adquieras experiencia, puedes plantearte invertir en equipos de gama más alta y métodos de entrenamiento más avanzados.

Independientemente del método de entrenamiento que elijas, recuerda dar prioridad al descanso y la recuperación para un entrenamiento óptimo. Tus cifras de frecuencia cardiaca y potencia no significarán tanto si tu cuerpo está demasiado cansado para rendir.

¡Buena suerte y feliz entrenamiento!

No hace tantos años se entrenaba por sensaciones. Llegaron los pulsómetros y supusieron una revolución en la metodología del entrenamiento y la preparación física. Marcaron un hito. Y el siguiente hito está aquí. La potencia. Una variable mecánica que nos permite ajustar el entrenamiento al dedillo, a la carta, pudiendo ajustar el pico de forma.

Pero la potencia y el pulso no son independientes. Son variables que van de la mano, que tenemos que usar, y que nos dan una foto completa de lo que está pasando en la preparación de cualquier ciclista: Fatiga, carga de entrenamiento, descanso,… En este vídeo procuro dar una idea de cómo funcionan ambas mediciones, que ventajas e inconvenientes tiene cada una y cuál será el futuro más cercano.

Fuente:CABRI Lucha o Revienta

ENTRADAS RELACIONADAS

Subir