Saltar al contenido

Por qué la natación te hace mejorar como ciclista

22 septiembre, 2018
natación

El invierno es la época más dura para montar en bicicleta. Las pocas horas de luz y la climatología adversa no son buenas compañeras de la bicicleta. Por este motivo muchos ciclistas recurren durante esta época del año a practicar otros deportes. Uno de los más beneficiosos sin duda es la natación.

Siempre hemos escuchado que la natación es uno de los deportes más completos que hay. A esta afirmación no le falta razón, ya que nadando estamos ejercitando gran parte de la musculatura de nuestro cuerpo.

Así pues, la natación es un deporte que puede ser complementario prácticamente de cualquier otro deporte, incluido por supuesto el ciclismo.

La natación aumenta la capacidad pulmonar y favorece la recuperación muscular, por lo que es un deporte complementario al ciclismo muy recomendable. natación

Ventajas de la natación para los ciclistas

Una de las principales ventajas que comparten el ciclismo y la natación es que ambos son deportes que no son de impacto. Por lo tanto cuando estamos nadando estamos protegiendo a nuestro cuerpo de sufrir algún tipo de lesión.

Además nadando vamos a conseguir mantener nuestro tono aeróbico e incluso incrementarlo. Nadando seremos capaces de aumentar nuestra capacidad pulmonar.

Si nuestra capacidad pulmonar aumenta nuestro organismo será capaz de transportar más oxígeno a los músculos a través de la sangre, por lo que nuestro rendimiento deportivo aumentará.

El agua además es un medio ideal para recuperarse muscularmente. De hecho son muchos los deportistas profesionales, incluidos los ciclistas, que recurren a baños de agua fría tras los esfuerzos para que la musculatura se recupere. Tanto los baños de agua fría como nadar de forma suave van a favorecer enormemente la recuperación muscular. natación

Con la natación también vamos a conseguir trabajar nuestro tronco superior, una parte del cuerpo que a menudo es olvidad por las personas que montan en bicicleta. Generalmente los ciclistas aficionados se centran únicamente en el trabajo de piernas, y es muy importante también tener un torso fuerte para practicar ciclismo.

La natación puede ayudarnos a tener un torso fuerte sin necesidad de recurrir a ejercicios de pesas en los gimnasios.