OYO Bike una bicicleta eléctrica con cambios infinitos

Así es, no estás leyendo mal ni es un titular para llamar la atención, OYO Bike es una bicicleta eléctrica que ofrece cambios infinitos y a continuación en Merkabici tenemos una revisión completa antes de que se comiencen a entregar las primeras bicicletas en el 2022.

Dado que no a todo el mundo le gustan las cadenas grasosas, estamos viendo un número creciente de bicicletas eléctricas que cuentan con transmisiones por correa o incluso por eje. Sin embargo, Oyo Bike adopta otro enfoque al ir hidráulico.

OYO Bike es un prototipo de bicicleta eléctrica hidráulica sin cadena que está financiado por crowdfunding en Indiegogo en donde hace afirmaciones increíblemente audaces.

La nueva bicicleta brindará la conducción más suave que jamás haya experimentado, una transición perfecta entre engranajes, exactamente el tipo de asistencia del motor que necesita y será casi una bicicleta libre de mantenimiento.

Todos los que hayan utilizado una bicicleta a través de los años, ya sea eléctrica o no, sabrán que las cadenas se vuelven más toscas y menos fiables con el paso del tiempo.

Los creadores de la OYO Bike resaltan este hecho para recalcar que su bicicleta eléctrica de transmisión hidráulica no requiere, casi, de mantenimiento (aunque tampoco aclaran en qué consiste ese casi).

Índice
  1. ¿Cómo funciona la OYO Bike?
  2. Oyo Bike a detalle

¿Cómo funciona la OYO Bike?

Desarrollado por la startup de movilidad eléctrica BC Bikes, se llama Oyo Bike. Reemplaza la cadena regular y el conjunto de cassette y desviador trasero con un circuito hidráulico presurizado que transforma el movimiento de pedaleo en un avance. 

Aunque la idea de una transmisión hidráulica puede parecer bastante innovadora, las cosas ya existen desde hace algún tiempo, al menos en forma experimental. 

En pocas palabras, incorporan un sistema sellado de circuito cerrado en el que la potencia de pedaleo del ciclista se utiliza para bombear fluido hidráulico a través de la tubería hacia un "motor" hidráulico en la parte trasera, que hace girar la rueda trasera. Luego, el líquido fluye de regreso a la bomba de pedal en el frente.

Esto crea una conducción suave sin interrupciones por transiciones bruscas.

Una conducción ideal

¿Entonces, para qué molestarse? Por un lado, los trenes de transmisión hidráulicos requieren muy poco mantenimiento, no se cubren con aceite sucio que se mancha la ropa y las manos, y no hay posibilidad de que se salgan como lo hace una cadena. 

También tienen menos partes móviles que una transmisión tradicional, además de que se pueden configurar con una transmisión continuamente variable, lo que significa que la bicicleta cambia suavemente de una relación de transmisión a otra, en lugar de hacer clic dentro y fuera de distintas marchas.

Los diseñadores prometen cambios automáticos y suaves gracias a los sensores integrados que detectan la velocidad, la cadencia y el par y seleccionan la marcha correcta. 

Además de la facilidad de uso, BC Bike enfatiza un mantenimiento casi nulo. Oyo no tiene partes móviles expuestas y todo el mecanismo está cerrado y sellado contra el agua y la suciedad.

No ha sido, sin embargo, un desarrollo fácil el de al OYO Bike eléctrica, ya que seis prototipos distintos han tenido lugar desde 2016 hasta que sus creadores han podido, con un séptimo modelo final, dar salida a su proyecto a través de la plataforma de microfinanciación.

Dopaje genético: que es, riesgos y su inclusión en los deportes

Oyo Bike a detalle

Los sensores integrados monitorean continuamente la velocidad, la cadencia y el par, ajustando automáticamente el engranaje en consecuencia. 

Actualmente no hay información sobre el rango de la batería (o sobre el peso total de la bicicleta), pero sí sabemos que la batería de litio montada en el tubo inferior se puede quitar para cargarla.

Sobre su esquema eléctrico, el motor eléctrico que regula la presión del sistema hidráulico consta de una potencia máxima de 250 W, lo que la ayuda a adentrarse en el continente europeo.

Unos contundentes 83 Nm de par ayudarán a dar una sensación de empuje excelente y brindar asistencia hasta 25 km/h. La batería extraíble de 400 Wh promete hasta 80 km de autonomía. 

Los usuarios pueden elegir entre cinco niveles de asistencia eléctrica utilizando un control remoto montado en el manillar. La bicicleta pesa alrededor de 25 kg (aunque esto no es oficial) y puede transportar ciclistas que pesen hasta 120 kg.

En conjunto con lo atractivo de su transmisión y las prestaciones de su motor eléctrico encontramos un sistema de frenado (también hidráulico) suministrado por Tektro, con discos de 160 mílímetros en ambas ruedas. 

Un faro de led frontal y un rack de carga trasero se encargan de seguir aportando practicidad al conjunto. Al contrario que muchas otras bicicletas eléctricas, la OYO Bike no tiene un botón físico mediante el cual encendamos su motor eléctrico o pongamos en funcionamiento su sistema eléctrico, sino que lo hace automáticamente al iniciar el pedaleo.

La OYO Bike está disponible en Indiegogo para los que quieran contribuir al proyecto con propuestas que van desde 1.849 dólares (unos 1.540 euros al cambio actual).

Aunque hay que destacar que las entregas no se producirán hasta junio de 2022.

Berthy Perez Lases

Berthy PerezCopywriting especializado en ciclismo en sus respectivas disciplinas.

ENTRADAS RELACIONADAS

Subir