Saltar al contenido

¿Ponerse en forma con una bicicleta eléctrica es posible?

13 diciembre, 2018

El verano está a la vuelta de la esquina. Ya huele a playa, y parece que entran las prisas por ponernos en forma.

El deporte es una actividad que se debe practicar todo el año, no solo para mantenerte en forma, sino por la cantidad de beneficios que aporta al organismo. No es momento de dejar de comer y empezar a practicar deporte de repente esperando estar en forma en verano. El deporte debe practicarse día a día.

El ciclismo, en concreto, es una actividad muy completa, que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, refuerza el corazón, libera hormonas de felicidad, y mantiene el cuerpo activo. Practicar ciclismo diariamente, o, al menos de forma regular, es perfecto para tener una salud de hierro, mantener tu cuerpo en forma y liberar la mente. Sin olvidar que se trata de un medio de transporte ecológico, con el que te puedes desplazar por tu localidad sin contaminar, cómodamente.

Las bicicletas eléctricas son un invento extraordinario para desplazarse, ya que permiten realizar trayectos más cómodos, sin tener que fatigarse, y poder optar por el pedaleo asistido en cualquier momento que se necesite, para no tener que esforzarte. De esta manera en pendientes más empinadas, por ejemplo, es posible subir sin esfuerzo, y también permite pedalear durante un tiempo muy prologando sin cansarte. Es decir, con una bicicleta estática puedes plantearte trayectos más largos en distancia y prolongados en tiempo, ya que no suponen un esfuerzo como con las convencionales.

Las bicicletas eléctricas son el futuro, y son muy ventajosas para las ciudades, ya que favorecen la ayuda al medio ambiente y fomenta que las personas se lancen a utilizar la bici como medio de transporte. Sin embargo, si lo que quieres es utilizar la bicicleta como herramienta para hacer deporte, tendrás que eliminar esta opción de eléctrica y pedalear como si fuera una bici normal. Está muy indicado para aquellos que hayan empezado a montar en bici hace poco de forma regular y directamente lo hayan hecho con una bicicleta eléctrica. En estos casos, cuando el cuerpo se ha acostumbrado a no tener que esforzarse, se puede ir realizando de forma paulatina. De manera que se vaya introduciendo minutos de ejercicio físico intenso para activar el metabolismo y poco a poco se irá alargando en el tiempo. En cuestas, cuando aún no se está acostumbrado, se puede instalar el modo eléctrico. Es importante saber que es preferible pedalear durante más tiempo a menor intensidad, ya que el organismo quema la grasa una vez el cuerpo ha consumido los líquidos con el calor del cuerpo al hacer ejercicio. Además, aguantarás mejor si los ejercicios se realizan en una intensidad moderada.

En cualquier caso, los milagros no existen. Si durante dos meses haces una dieta milagro y vas todos los días a montar en bici tu cuerpo no va a estar en forma y además es muy contraproducente. El organismo asocia muy mal estos cambios de alimentación y actividad. Hay que llevar una dieta controlada y equilibrada durante todo el año, tanto para estar a gusto con tu físico, como para la salud. La alimentación es básica para el organismo y para nuestro estado de ánimo. Igual ocurre con el ciclismo. Practicar deporte, como montar en bici, es muy beneficioso para mantenerte en forma y para reforzar tu salud, además de para sentirte más feliz contigo mismo.

Di sí al progreso y opta por una bicicleta eléctrica para desplazarte, que puedas convertir en una convencional para entrenar y practicar deporte todo el año. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *