Saltar al contenido

Por qué es fundamental trabajar la técnica del pedaleo

15 enero, 2015

La técnica del pedaleo es fundamental: nos permite cansarnos menos haciendo el mismo esfuerzo y, por ende, correr mejor. No hay que desaprovechar la oportunidad de mejorar la técnica de pedaleo, porque esa mejora significará, con el mismo entrenamiento, hasta mover hasta un 12% más de watios.

Empecemos: para el ser humano, pedalear es una actividad física para la que no fue diseñado. El bípedo andante no sabía nada de técnica en la prehistoria. Técnica que hubo de perfeccionar. Nuestro antecesor el Hombre de Neandertal, por ejemplo, jamás necesitó poseer una estructura muscular, articular y ósea diseñada para tal efecto.

De ahí que tengamos que aprender a pedalear correctamente. Hay que forjarse una técnica. Se trata de un gesto en el que una extremidad está ejecutando una acción, mientras la otra le sigue, de manera cíclica y repetitiva. La técnica ha de interiorizarse absolutamente, y sólo a base de miles de pedaladas; solo con un mínimo conocimiento técnico de lo que está sucediendo en cada momento podremos ser capaces de obtener la técnica necesaria para optimizar nuestras prestaciones.

tendon rotuliano 2

Hay que buscar la mejor técnica posible. La habilidad que nos impida malgastar energía, utilizando técnicas de fuerza equivocadas. Tirar de desarrollos extremos, culebrear… una buena técnica es perfectamente visible cuando seguimos el ciclismo por la televisión. Aquí van una serie de factores:

Una correcta disposición sobre la bicicleta. Para una decente técnica, hay que verificar la altura del sillín, la distancia entre éste y el manillar, la inclinación del sillín, la disposición del taco en la zapatilla o la talla del cuadro: todos ellos deben estar perfectamente acotados, revisados y confirmados, en el mejor de los casos, por un completo estudio biomecánico. La buena posición favorece la técnica.

mavic

La experiencia. Pensemos que a lo largo de una temporada, y siempre dependiendo del tiempo disponible de cada uno y la voluntad, el ciclista puede hacer entre 3.000km/año y 30.000kms/año de un ciclista profesional. Nuestro cerebro cuenta con más información y automatización cuanto mayor sea su experiencia en determinado gesto, y el del pedaleo no es una excepción. Los años de entrenamiento también benefician a la técnica.

Tren inferior asimétrico. Todos tenemos una dismetría entre la medida de una pierna y la otra. Al igual que nuestra cara no es simétrica y nuestras manos no son exactamente iguales, las piernas también se diferencian. Lo más normal es que esa dismetría sea insignificante, pero cuando se trata de una dismetría que origine una basculación de la zona lumbar con cada pedalada, puede condicionar nuestra técnica. Y ello puede originar dolores y sobrecargas lumbares, y ser necesario implementar medidas correctoras (generalmente plantillas).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *