Saltar al contenido
Merkabici

Portabicicletas: indispensables en tu viaje a la montaña

26 abril, 2022

La bicicleta se ha convertido en la compañera preferida de muchos deportistas. Hacen uso de ella para realizar marchas por la montaña, tomar parte en carreras o simplemente disfrutar de la naturaleza sobre dos ruedas. Y es en ese momento cuando nos damos cuenta de que precisamos de un portabicicletas para transportarla de una manera segura y cumpliendo las normas de tráfico referentes al transporte de equipaje.

Hasta hace un tiempo se optaba por desmontarla y se introducía en el interior del vehículo, pero no es la opción más recomendable. Hoy en día, los amantes del ciclismo tienen a su disposición una gran variedad de Portabicicletas TowCar, que harán más sencillo el transporte de las bicis.

Índice

    Tipos de portabicis

    Existen tres tipos de portabicicletas, en donde cada uno de ellos cuenta con sus ventajas y es capaz de adaptarse también a las necesidades de cada usuario.

    Portabicicletas de techo

    Este modelo de portabicicletas está pensado para situaciones puntuales y trayectos más bien cortos. Una de las grandes ventajas que tiene es que no resta visibilidad trasera y no implicará ninguna molestia a la hora de abrir el maletero. Para su instalación solo se precisan unas barras de techo, las cuales deben estar homologadas. Por lo general se trata de un accesorio que se puede plegar, que ocupa poco espacio y no requiere de un gran desembolso económico.

    Tiene en su contra que resulta bastante incómodo colocar la bicicleta en la parte superior del vehículo, y durante la marcha provoca que se incremente la resistencia que ofrece el coche. De ahí que se incremente el consumo de combustible, además de aumentar la altura del mismo, por lo que habría que tenerlo en cuenta si tienes previsto entrar en un parking.

    Portabicicletas de bola

    Este sistema es el más seguro y cómodo para transportar la bici. El portabicicletas de bola se encuentra sujeto a un gancho de remolque, por lo que únicamente precisará de una bola debidamente homologada con su correspondiente instalación eléctrica para las luces.

    Dentro de este tipo de portabicicletas habría que diferenciar entre los de enganche sobre plataforma y de enganche suspendido. En cualquiera de los dos casos será precisa la señalización del portabicicletas con una placa V20. Con los portabicicletas de bola de enganche suspendido, será preciso incorporar una porta placas para añadir la matrícula y un juego de pilotos luminosos. No obstante, muchos modelos ya vienen con ello de serie para cumplir con la normativa.

    Sus ventajas son que te permitirá la apertura del maletero con normalidad y se conserva la aerodinámica del vehículo.

    Portabicicletas de portón

    También se le conoce como portabicicleta de maletero, ya que se coloca sobre el mismo portón. Facilita el transporte de varias bicicletas, por lo que puede resultar una opción muy atractiva para llevar las de toda la familia. En el momento en que se tapen la matrícula o las luces será preciso usar una placa supletoria con matrícula y pilotos luminosos. Además, el transporte de las bicis en la zona trasera del vehículo requerirá de la señalización V20.

    Solo podrá sobresalir hasta un máximo del 15% de la longitud del coche, y en ningún momento superar la anchura. No está pensado para todo tipo de vehículos. Tiene en su contra que ocupa bastante espacio y que impiden la apertura del maletero cuando estén cargadas las bicicletas.

    Ventajas de los portabicicletas

    Los portabicicletas, sobre todo los de bola, han aportado muchas comodidades a los aficionados al ciclismo a la hora de llevar consigo en el coche la bici.

    Durante un tiempo había que desmontar la bicicleta, retirando  la llanta delantera para facilitar su almacenamiento en el interior del coche. La otra opción pasaba por utilizar una portabicicletas de techo, que exigía mucha destreza a la hora de colocar las bicicletas en la parte superior del vehículo, además del mayor gasto de combustible y la desprotección a la que se enfrentaban las propias bicis.

    Gracias al portabicicletas de bola, por ejemplo, conseguirás ganar espacio adicional y no tendrás que preocuparte por el equipaje. Podrás llevarla contigo con total comodidad e incluso llevar varias sin que se resienta la marcha del coche. Hoy en día, un sistema de estas características se adapta a la perfección a la aerodinámica y a las necesidades del conductor.

    Utilizar un portabicicletas es muy seguro y cómodo para ir a la montaña o disfrutar de una marcha por la naturaleza. No te exigirá un gran esfuerzo a la hora de colocarlo, ni tampoco un gasto excesivo.