Uno de los factores que se tienen en cuenta a la hora de valorar el estado de forma de un deportista de fondo son las pulsaciones en reposo. Aunque es cierto que con el entrenamiento las pulsaciones basales se reducen, no gana siempre el que menos pulsaciones en reposo tiene.

Por qué se reducen las pulsaciones en reposo con el entrenamiento

Científicamente está demostrado que en cualquier persona que practique un deporte de resistencia de forma habitual se van a reducir las pulsaciones basales. Esto se debe a que el corazón es un músculo, y como cualquier músculo del resto del organismo, si se entrena aumenta su tamaño.

pulsaciones en reposo

Si el corazón aumenta de tamaño necesita menos latidos por minuto para bombear la misma cantidad de sangre que cuando era más pequeño, y por eso se reducen las pulsaciones en reposo.

Todas las personas que tengan en reposo menos de 50 pulsaciones por minuto y practiquen deporte tienen lo que se denomina bradicardia del deportista.

Pulsaciones en reposo de los profesionales

Evidentemente no se conocen todas las pulsaciones basales de todos los ciclistas profesionales, pero algunos de ellos sí han dado a conocer en alguna entrevista este dato.

  • Alberto Contador en una entrevista concedida a Elmundo.es comentó que él en reposo tenía 32 pulsaciones, y que su máximo estaba en unas 211.
  • Nairo Quintana tendría 38 pulaciones basales según una publicación del comité olímpico de Colombia.
  • Simon Gerrans, según su porpio equipo, el Orica, tiene 30 pulsaciones por minuto.
  • Samuel Sánchez comentó en una entrevista concedida a comunidad.Ine.es que sus pulsaciones basales son de 34.

pulsaciones en reposo

Esto son sólo algunos ejemplos de ciclistas profesionales que en algún momento han dado ese dato. Ninguno de ellos pasa de 40 pulsaciones en reposo y tampoco bajan de 30. Por lo tanto en ese margen es posible pensar que se muevan la gran mayoría de ciclistas profesionales.

Un caso particular tuvo lugar en los años 90, cuando se publicó que Miguel Indurain tenía unas pulsaciones en reposo de tan solo 28. Aquello dio mucho que hablar durante aquella época.

COMPARTIR