Saltar al contenido

Síntomas que evidencian que estás consumiendo demasiadas proteínas

14 agosto, 2018
proteínas

Para estar sanos hay que tener una dieta lo más equilibrada posible. Así pues, hay que buscar un equilibrio entre la ingesta de hidratos de carbono, grasas y proteínas.

Muchas personas que deciden realizar algún tipo de dieta para conseguir bajar de peso suelen disminuir el consumo tanto de hidratos como de grasas y aumentar el de las proteínas.

Un exceso de proteínas en nuestra alimentación puede tener efectos negativos para nuestra salud.

Problemas de salud derivados de un consumo excesivo de proteínas

Osteoporosis

Un elevado consumo de proteínas, sobre todo de origen animal, a largo plazo terminan causando pérdida ósea.

Obesidad

Aunque en un principio con una dieta proteica se puede llegar a perder mucho peso, éstas suelen tener un efecto rebote muy acusado, y es muy habitual que haya problemas de obesidad. proteínas

Parkinson

Una ingesta proteica demasiado elevada altera nuestras neuronas, dando lugar a una muerte prematura de las mismas. Este tipo de muerte celular pueden originar enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson.

Síntomas de un elevado consumo proteico

Ahora vamos a ver algunos síntomas que nos indican que nos estamos pasando en el consumo proteico en nuestra alimentación.

Fatiga

Las dietas altas en proteína terminan dando lugar a un proceso denominado cetosis. Durante la cetosis, el organismo obtiene de las grasas el combustible necesario que no le estamos aportando a través de la alimentación.

Un síntoma muy evidente de un estado de cetosis es la fatiga. proteínas

Deshidratación

Otro síntoma fácilmente detectable es la deshidratación. El exceso de proteína nuestro organismo lo va a liberar a través de los riñones. Los riñones para eliminar los productos procedentes de la proteína van a necesitar una gran cantidad de agua, por lo que es muy común que aparezca la deshidratación.

Aumento de peso

Este síntoma sobre todo se va a dar cuando el consumo proteico es demasiado elevado y seguimos consumiendo también hidratos de carbono y grasas.

Al final un exceso de proteínas en la dieta aporta también un exceso calórico muy significativo, que terminará con un aumento de peso.